logo
NOTICIA DEL MES DE ABRIL 2021
 
img
Diferencias entre caducidad y prescripción.
Volver

A menudo escuchamos los términos «prescripción» y «caducidad». Generalmente, solemos considerarlos sinónimos, pero la verdad es que no lo son. De hecho, en el ámbito administrativo y judicial presentan grandes diferencias por lo que a la ley se refiere.

Antes de hablar sobre las diferencias entre prescripción y caducidad, hay que recordar que a nuestro sistema jurídico le interesa, a los efectos de no crear inseguridad jurídica, que los derechos que tienen las personas se ejerciten dentro de unos determinados plazos, pues de lo contrario se sobreentiende que se renuncian a ellos y por tanto desaparece el amparo que se le dispensa.


¿Qué es la prescripción?

La prescripción es un concepto jurídico que otorga el derecho a desarrollar una determinada acción que puede extinguirse cuando pasa un tiempo determinado. Hay de dos tipos:

1. La prescripción adquisitiva (también llamada usucapión) es un modo de adquirir la propiedad u otros derechos mediante el transcurso de cierto tiempo y la participación de una apariencia jurídica que determine el nacimiento o consolidación de un derecho a favor de un sujeto. Puede dividirse en:

- Ordinaria (también conocida como «breve») exige los requisitos de buena fe y con justo título para poseer y la posesión continuada, de forma pública, pacífica e ininterrumpida.

- Extraordinaria es más extensa que la ordinaria. Su único requisito es el de posesión continuada durante el tiempo que establece la Ley.

2. La prescripción extintiva es un modo de extinción de derechos que tiene lugar cuando, a causa del transcurso del tiempo, se produce una pérdida del ejercicio de los derechos o facultades para su titular, y finalmente se marca un límite temporal al ejercicio de un derecho que permanece inactivo. Estos derechos pueden ser de cualquier tipo, pero siempre derechos subjetivos patrimoniales, es decir, son los derechos que permiten disfrutar y disponer de una cosa como de un valor o exigir a otra persona una prestación, dentro de los límites de la buna fe.

La prescripción se tiene que alegar por la vía judicial.


¿Qué es la caducidad?

La caducidad es la extinción de un derecho por su falta de ejercicio en el término establecido por la ley. Esto implica que una ley pierde toda su fuerza o un derecho por transcurso del plazo para su ejercicio. Tiene el efecto de extinguir el derecho de forma automática y no se puede interrumpir o renunciar, salvo casos especiales que veremos más adelante.

La caducidad de las Acciones Civiles: El Código Civil no regula la caducidad, sino que deriva de la ley o pacto entre particulares. Señala un plazo de duración de un derecho, y una vez pasa este tiempo, ya no es ejercitable. No obstante, podemos observar en algunos artículos del Código Civil que prevé la caducidad para ciertos derechos.


Diferencias entre prescripción y caducidad

El Tribunal Supremo español señala tres diferencias que existen entre la prescripción y la caducidad:

1. En primer lugar, la prescripción pone un plazo a la incertidumbre de los derechos y si el titular abandona sus derechos (por ejemplo, si una persona tiene una deuda con otra y no la reclama durante un periodo de tiempo, se entiende que renuncia al derecho que tiene de reclamar la deuda). Por otro lado, la caducidad se basa exclusivamente en ofrecer seguridad al tráfico jurídico y opera por el transcurso del tiempo.

2. En segundo lugar, el deudor será quien alegue la prescripción cuando el acreedor le reclame la conducta debida fuera de los plazos marcados. Por tanto, los tribunales no podrán nunca actuar de oficio con la prescripción, sino que será comprobada a instancia de parte. Esto quiere decir que el trámite no se puede iniciar sin necesidad de actividad por la parte interesada y por eso hay que hacer una alegación. Por el contrario, la caducidad se puede iniciar de oficio por los tribunales y por eso, no tendrá que ser alegada por la parte deudora, aunque conviene que se denuncie.

3. Por último, la prescripción se puede interrumpir en cualquier momento por el titular del derecho. Por ejemplo, si un derecho prescribe a los 15 años y al cabo de 5 se interrumpe, pero el derecho sigue incumplido, el cómputo de 15 años volverá a comenzar desde esa interrupción. El artículo 1973 del Código Civil español explica que la prescripción de las acciones se interrumpe por su ejercicio ante los Tribunales, por reclamación extrajudicial del acreedor y por cualquier acto de reconocimiento de la deuda por el deudor.

Por regla general, la caducidad no admite que se interrumpa, sino que una vez acaba el plazo para ejercitar dicho derecho, este quedaría automáticamente extinguido. Por ejemplo, si un derecho caduca a los 15 años, tras este plazo de tiempo se extinguiría automáticamente. A continuación explicamos que dice el Tribunal Supremo sobre la interrupción de la caducidad.

Por tanto, podemos destacar como diferencia principal el hecho que el objetivo de la prescripción es extinguir un derecho que su titular ha abandonado, mientras que la caducidad ya tiene un tiempo fijado de antemano.



Compartir en           

SEBASTIÀ ABOGADOS TRIBUTARIOS
C/ Avellanas, 22, Pta 1, 46003 - Valencia
Tel. 963920527
info@sebastia-abogados.com - www.sebastia-abogados.com

img