Hacienda rechaza la deducción por “donativo” a colegios concertados

23Feb

Hacienda rechaza la deducción por “donativo” a colegios concertados

La Agencia Tributaria ha empezado a exigir la devolución de las deducciones como donaciones realizadas por algunos padres en sus declaraciones de la renta por los pagos mensuales de la escolarización de sus hijos en colegios concertados al entender que hay una contraprestación y no un donativo en dichos pagos.

 

De esta forma, la AEAT considera que los padres de hijos escolarizados en centros concertados no tienen derecho a deducirse estos pagos en sus declaraciones de la renta como donativos, lo que permite una deducción fiscal de hasta el 75% para los primeros 150 euros y un 30% para el resto de la donación.

 

En un comunicado del gabinete de prensa de fecha 05 de Febrero de 2019, la Agencia Tributaria aclara que no se ha producido ningún cambio legal ni de criterio y que esta problemática no afecta en nada a las deducciones fiscales vigentes en el IRPF.

 

La ley prohíbe a los colegios concertados, que reciben financiación pública por la escolarización de los alumnos, exigir a los padres una contribución mensual. En numerosas ocasiones, las asociaciones de madres y padres han denunciado que se sortea la normativa desde estos colegios al fijar cuotas en apariencia voluntarias, vinculadas a actividades extraescolares que ofrece el centro.

 

La administracion ha empezado a considerar que las entregas que realizan los padres de los alumnos tienen causa directa en los servicios de enseñanza recibidos, por lo que cree que no cabe duda que de no darse esta condición no existirían dichas entregas.

 

El carácter periódico mensual de los pagos, solo de septiembre a junio, junto con el cese en el momento en que los alumnos finalizan sus estudios y el importe fijo en función del número de hijos que son alumnos del centro lleva a la Administración Tributaria a rechazar la existencia de una donación.

 

En la Inspección, el organismo dice ver claro que los importes efectuados por los padres, ya sean voluntarios o de carácter obligatorio, redundan en la calidad de los servicios prestados, percibiéndose por tanto una contraprestación, ya sea de manera directa o indirecta y desde el momento en que hay una contraprestación a los donativos, no pueden tener éstos esa consideración.

 

En el caso concreto detectado por la inspección tributaria en Asturias, el contribuyente había pagado una cantidad fija mensual a una congregación religiosa por cada uno de sus hijos, lo que le permitió elevar su cuota a devolver de forma que al eliminar dicha deducción, resulta una devolución sensiblemente inferior.

 

Como consecuencia de que se dejen de considerar estas cuotas como donaciones, los centros educativos deberán declarar por estos ingresos adicionales en el Impuesto de Sociedades, y gravados por tanto al 25%.

 

Boletín de noticias


Suscribase a nuestro servicio gratuito de noticias introduciendo su dirección de correo electrónico.
Joomla Extensions powered by Joobi